Sign EG
Banner

El pintor y dibujante alemán EGGERT GUSTAVS (1909 – 1996) se cuenta entre los más significativos representantes del grupo de artistas de Hiddensee. La isla de Hiddensee, situada en el Mar Báltico y calificada en múltiples ocasiones como la “isla de pintores y poetas”, fue su hogar. Ya desde los años 20 esta isla atrajo a numerosos artistas y personalidades relevantes. El joven Gustavs conoció a muchos de ellos personalmente.

Pintores como Willi Jaeckel y Elisabeth Büchsel o famosos actores y actrices como Elsa Wagner, Asta Nielsen, Otto Gebühr y Joachim Ringelnatz solían pasar temporadas en Hiddensee. Allí frecuentaban junto con otros artistas la casa de los padres de Gustavs, el pastor y licenciado en asiriología, Arnold Gustavs, y su esposa Helene. Estos ilustres invitados daban un toque de distinción a la vida veraniega de la isla, algo que impresionó y motivó al adolescente Gustavs, tal como la amistad de su padre con el gran escritor y Premio Nobel alemán, Gerhart Hauptmann. Gustavs creció así junto con sus tres hermanos en un ambiente cosmopolita y abierto tanto a las artes como a la ciencia.

El sueño de convertirse en arquitecto lo llevó a Hamburgo, donde estudió en la Landeskunstschule (Escuela Superior de Bellas Artes), en la que, sin embargo, pronto se sintió limitado estilísticamente, temiendo no poder dar un estilo propio a sus obras. Asimismo, la pintura y el dibujo fueron captando cada vez más su interés. En la Bauhaus de Berlín Gustavs conoció a Vasili Kandinsky, cuyas clases magistrales y relaciones con los representantes más sobresalientes del Vanguardismo en todo el mundo, le fascinaron. Kandinsky fue el único artista de su época que Gustavs reconoció como modelo. Tras el cierre de la Bauhaus, Gustavs decidió finalmente seguir su trayectoría artística en solitario, como autodidacta y artista autónomo.

Aunque su vida estuvo marcada por numerosas enfermedades, pudo alcanzar la avanzada edad de 86 años gracias a una férrea disciplina y un austero modo de vida. En varias ocasiones logró sobrevivir gracias a un golpe de suerte. Este fue el caso por ejemplo en 1945, cuando pudo salvar su vida en medio del fuego de lanzagranadas gracias a unas fotos de familia en la cartera que llevaba en el pecho y que pararon la metralla.

Eggert Gustavs, como buen isleño, fue literalmente un pintor de Hiddensee. Su amor por su terruño impregnó siempre su obra. Nadie ha conseguido captar la isla con su belleza áspera y su oculta dulzura tan magistral y expresivamente, mediante tal variedad de motivos y ambientes y utilizando una diversidad de técnicas parecida.

Aunque la acuarela y el grabado en madera fueron sus medios expresivos más importantes, y en este sentido cabe destacar el gran abanico de técnicas utilizadas, desde la acuarela más delicada pasando por la impresión hasta el grabado en madera o linóleo, nítido y de gran fuerza expresiva, no deja de sorprender la gran versatilidad de este artista. Eggert Gustavs creó siempre obras inconfundibles, tanto en el caso del dibujo con pincel o a pluma, al óleo, a pastel, a lápiz, el grabado en vidrio o la talla en madera. Especialmente en los retratos y en las caricaturas quedó plasmado su afán por capturar lo típico con medios artísticos. A Gustavs le fascinaba, en sus propias palabras, "la cara del paisaje" y "el paisaje de la cara".

Miles de personas han visitado a lo largo de décadas la exposición permanente en el taller del artista en la HAUS GUSTAVS (Casa Gustavs) en Hiddensee y, viendo las obras expuestas y en medio de animadas conversaciones, no solo sobre el arte, los artistas o la isla, han sentido cómo se detenía el tiempo. Eggert Gustavs fue siempre un conversador carismático, abierto y tolerante, interesado e interesante para sus huéspedes. Le cautivaban los aspectos más variados de la vida, del mundo y de la existencia, también la palabra y el idioma. Basándose en su humor y su experiencia vital compuso muchos poemas, fábulas, aforismos y juegos de palabras.

Durante muchos años, Eggert Gustavs repartió su trabajo y su residencia entre Hiddensee, donde pasaba los veranos, y Neuruppin (en el Estado Federado de Brandeburgo), donde vivía el resto del año con su esposa, la bailarina y profesora de danza Irene Tourneau-Gustavs, y sus seis hijos. Aquí captó en numerosos cuadros el sosiego y la serenidad del paisaje, los lagos y los bosques de esta región que se llama 'la Suiza de Ruppin' y que Theodor Fontane describió en sus Wanderungen durch die Mark Brandenburg (Paseos por la Marca de Brandeburgo). Gustavs encontró otros motivos de inspiración para su obra en los Alpes del Alto Adigio, en Francia y en las montañas del Harz, pero sobre todo en su amada isla de Hiddensee.

En el taller de su casa, situada a orillas del lago de Neuruppin, el artista se dedicó a pintar, grabó nuevas obras en linóleo y madera y elaboró manualmente postales con cientos de reproducciones diferentes de sus cuadros. La venta de miles de estas postales fomentó la popularidad de Gustavs. Su trayectoria artística estuvo caracterizada por una enorme perseverancia, una gran fantasía y una inagotable creatividad, unidas a un alto grado de autocrítica con respecto a su trabajo.

En 1994 Eggert Gustavs donó una parte significativa de su obra al museo de Hiddensee. En 1996 se apagó la vida del artista. No lejos de su casa natal, en el pueblo de Kloster, en Hiddensee, Eggert Gustavs encontró su último descanso bajo un bloque de piedra grabado por él mismo.

Con motivo del centenario de su nacimiento se rindió un reconocimiento a su obra con la edición del libro Eggert Gustavs – Leben und Werk eines Hiddenseer Künstlers (Eggert Gustavs, vida y obra de un artista de Hiddensee). Con tal ocasión, dos amplias exposiciones en el Museo de Neuruppin y en el Museo Regional de la Isla de Hiddensee mostraron en 2009 unos 150 trabajos de la polifacética obra del artista.

Con la exposición dedicada a Eggert Gustavs que se celebrará del 17 de junio al 18 de julio de 2010 en Barcelona, metrópolis española del arte, va a homenajearse una vez más en lugar destacado la obra de este relevante pintor y dibujante. Tras visitar una exposición de Gustavs en Alemania, el Presidente del Real Círculo Artístico de Barcelona, el profesor Fèlix Bentz, invitó a la Eggert Gustavs Gesellschaft e. V. (Sociedad Eggert Gustavs) a presentar una muestra de las obras más representativas del artista en la venerable sede del Real Círculo Artístico. El Presidente de Honor de esta entidad cultural, fundada en 1881, es el Rey de España, Juan Carlos I.

EG_1976

EGGERT GUSTAVS (1909 - 1996) Pintor y Grafista

atrás

atrás

[Español]